12.1 C
Paris
martes, septiembre 27, 2022
More

    últimos artículos

    Sexo anal: ¿Qué debes saber antes de practicarlo?


    El sexo anal es una práctica sexual muy placentera, pero para la que se debe llevar a cabo una preparación previa. Alcanza el placer ayudándote de un lubricante y con alguna de las posturas favorables que te mostramos.

    Disfrutar de la sexualidad es algo inherente al ser humano. La búsqueda del gozo mediante el sexo es algo tan antiguo como nuestra existencia, y es por eso por lo que hemos inventado mil prácticas diferentes para lograr el culmen del placer. Y una de ellas es, sin duda, el sexo anal.

    Pese a que hay quien asocia el sexo anal con la práctica sexual entre dos hombres, no es necesariamente así. Al final, esta es una forma más de alcanzar placer, y el sexo se debe disfrutar siempre sin tabúes y sin prejuicios.

    Si no lo has probado pero sientes interés, y no sabes exactamente qué tienes que hacer para conseguir tener relaciones satisfactorias, no te preocupes. Te desvelamos todos los secretos del sexo anal, así como aquellas posturas favorables para que disfrutes en todo momento.


    Pasos para disfrutar al completo del sexo anal

    Lo primero que debes saber del sexo anal es que necesitarás lubricante. Al contrario que la vagina, ni el ano ni el recto segregan fluidos que hagan que la penetración sea más sencilla. Por ello, tendrás que contar con lubricante para evitar posibles lesiones y hacer que la práctica sea mucho más placentera.

    Una vez que cuentes con el lubricante, ve poco a poco. El comienzo debe ser lento, pues tendrás que ir consiguiendo que la zona se vaya relajando. La anatomía del recto es totalmente diferente a la vagina, y se debe estimular de forma distinta para conseguir el mismo placer. Olvida los nervios y disfruta de la que puede ser vuestra mejor experiencia sexual. Necesitarás estar compenetrado con tu pareja y, sobre todo, tener muchas ganas de pasar un buen rato. Las claves son la suavidad y la confianza.


    Posturas favorables para el placer

    Hay ciertas posturas favorables para realizar sexo anal, muy conocidas en su mayoría. Por ejemplo, puedes probar con la postura del perrito, que facilitará la penetración. Sería buena idea comenzar con un ritmo suave e ir incrementando poco a poco, siempre teniendo en cuenta que la persona que esté siendo penetrada se encuentre cómoda.
    Además del perrito, puedes intentar con otras como la doma, en la que la persona penetrada se sienta encima de la otra. Una de sus ventajas es que es ella quien controla el movimiento, llevando las riendas. Junto a esta, podrás probar otras como la Amazona, en la que la persona penetrada se sitúa arriba, mirando a los ojos a su pareja. De nuevo, podrá marcar el ritmo que más le guste, para que todo sea más placentero.

    El sexo anal lleva siglos siendo practicado por los seres humanos. No hay que tener ni miedos ni tabúes, simplemente saber cómo funciona la anatomía humana. Se debe ser cuidadoso al principio, pero poco a poco irás viendo cuáles son tus límites o los de tu pareja, y el ritmo irá subiendo. Como toda práctica sexual, con empatía y cuidado se llega al placer.


    Califica este artículo

    Latest Posts

    artículos populares