5.1 C
Paris
jeudi, décembre 1, 2022
More

    últimos artículos

    ¿Por qué nos enamoramos?


    La sensación de amor es el resultado de muchas de las hormonas que segrega nuestro cerebro ante una persona física o su imagen. La oxitocina, endorfina, adrenalina o feniletilamina son algunas de ellas, es decir, el amor está dentro de cada uno de nosotros.

    El amor es una de las sensaciones más placenteras que el ser humano puede experimentar. Aunque tendemos a creer que nos lo provoca otra persona, es cierto que es nuestro propio cerebro, a través de ciertas hormonas, el que nos proporciona esa bonita sensación.


    Qué hormonas intervienen en el placer y el amor

    Enamorarse es, en el fondo, un estado en el que intervienen multitud de procesos y sustancias químicas en nuestro cuerpo. Algunas de ellas son las mismas que segregamos cuando algo nos produce placer, al reír o cuando tomamos determinadas sustancias adictivas. Veamos cuáles son las principales:

    Oxitocina

    Es, por excelencia, la hormona del amor, pero no solo la del amor romántico, sino también tiene un importante papel en el embarazo, parto y la relación del bebé con su madre.

    Gracias a ella, los seres humanos, de cualquier edad, nos relacionamos de una manera especial con los demás, ayudándonos a cuidar los unos de los otros.

    Parece que esta hormona está involucrada con ciertos patrones, como la generosidad y la confianza en la sociedad. Por eso siempre aparece cuando hay amor, de aquí que se piense que está muy relacionada con el orgasmo y el contacto físico. De hecho, algunos investigadores creen que los autistas no segregan esta hormona o lo hacen en muy poca cantidad.

    Endorfinas

    Son las hormonas que elevan el estado de ánimo, sea la causa que sea. Gracias a ella, cuando nos enamoramos nos sentimos muy felices. También se liberan cuando conocemos a alguien con el que queremos intercambiar trozos de ADN. Es una explicación muy biológica, pero esto sucede cuando una mujer se queda embarazada, por ejemplo.

    En nuestro cerebro, las endorfinas tienen un comportamiento y estructura muy similar a la de los opiáceos, pero sin efectos secundarios. Estos químicos estimulan las zonas que nos producen bienestar y eliminan el estrés.

    Feniletilamina

    Se trata de un compuesto de la misma familia que las anfetaminas. Por tanto, tienen sus mismas consecuencias, aunque de una manera menos intensa y más natural. Por ejemplo, cuando estamos con la sonrisa tonta todo el día pensando en nuestro ser amado, es a consecuencia de segregar esta hormona.

    Nuestro cuerpo también la fabrica cuando estamos en compañía de amigos de confianza o la familia, ya que nos produce seguridad y confianza con el entorno.

    Adrenalina

    La adrenalina estimula nuestra mente y nuestro cuerpo, ayuda al corazón a bombear más sangre y, por tanto, nos hace que perdamos muchos miedos y aceptemos los riesgos. En el amor, es la hormona que nos nubla la razón, que nos anima a ver lo bonito de la relación y a seguir adelante con ella.

    En definitiva, el amor no está fuera de nosotros, sino que es un conjunto de hormonas que produce nuestro cerebro y hace que nos sintamos bien. Vayamos a buscar a esa persona que estimule nuestros sentidos.


    Califica este artículo

    Latest Posts

    artículos populares

    Mantente en contacto

    Para actualizarse con las últimas noticias, ofertas y anuncios especiales.